Versión en español en cursiva al final.

These last months have been challenging for all aspects of life, world-wide alarm, lock-downs, challenges to most systems and believes we were taking for granted, and many questions and possibilities of change and adaptation towards the future. And in that midst, SI4SD research had to go on, only starting the important milestone of the International Module of Spatial Developement Planning Programme (IMSDP) that I was attending as the core PhD training for my research between March and June, what a coincidence! What was meant to be an intense team-working and immersing training and exchanging period in Leuven with other beginner researchers from around the globe, suddenly had to turn online only after the very intense week of lectures by Prof. Frank Moulaert introducing Social Innovation and Prof. Pieter Van den Broeck‘s explanation of research methodologies.

Without losing intensity nor work load the group and the programme were highly affected by the technological and social challenge of meeting online. However, with more and more international borders being closed, each of us, Professors included, kept peeking at Skype for every session as the window that kept us attached to the outer world and that helped us keep a routine that would easy the tension of the state of alarm. The combination of online classes with individual tutoring and seminar sessions required intense focus, a lot of reading and even more reflection but altogether gifted all of us with fresh concepts and theories from different disciplines and fields of research related to social innovation to enrich the topics and plans of each of our research projects.

IMSDP group picture in the first week of March / Foto del grupo IMSDP en la primera semana de marzo

The first taking from these months were THEORIES that revealed specially relevant to advance the SI4SD project, like Foundational Economy, explained by Prof. Flavia Martinelli and Andreas Novy, which acknowledges that some economic activities and fields like welfare services or energy and food provision can and should be subject for greater public control and development as they directly affect citizens’ well-being. Suddenly, an economic theory clicked in my head reassuring my intuitions about the link between social innovation, multi-actor collaborations and the role of public administrations in that context, as well as the appropriate choice of networks around food system transformations as case studies for my research.

In addition, the feedback from other professors like Yuri Kazepov and Andy Pike gave me good tips on how to stick to the “research gap” I had identified while providing new fields of research to enrich my theoretical framework: bureaucracy (to deepen on the mechanisms that explain how public administrations work and how they relate to other actors), (multi-level) governance and the role of state and nations, inter-organization collaborations (to understand how collaborations are establish as well as how they function internally), the city-region concept (to frame the comparison between Madrid and Flanders), but also democracy, democratic innovation and political ecology (for an understanding of the impact of these initiatives at the broader eco-socio-political level) as well as collective agency and collective leadership (for an internal analysis of the initiatives themselves).

I will keep updating on these theories and how they are applied to the SI4SD research in coming posts 🙂

SI4SD literature review plan as updated during IMSDP Programme in May 2020

The IMSDP also included a COLLABORATIVE WORKSHOP, planned as a week in May camping and interacting with local stakeholders in Antwerp, that, goes without saying, had to be completely reinvented in Corona times. Instead, we applied action research and interaction with affected actors to understand the effects of the COVID-19 emergency in different fields and the socially innovative initiatives that were spreading around the world to tackle such effects. In the end, the workshop was spread in several weeks in April and May where we started to plan the topics and groups, develop the research methodologies, collecting information and start thinking of the outputs (all of them with a written and an artistic component). Then, then last week of May was saved as the intense collective writing moment to turn our research and findings into a new issue of the online publication INSIST-4.

Looking back at those months, I realise how the topic of the IMSDP workshop and the research it implied, became therapeutic in the times of emergency. It was only normal that I would end up spending a lot of time weekly (and daily) surfing the news and trying to grasp an understanding of what was happening around the globe in such an unprecedented situation. But at the same time, having chosen the topic of food systems and bearing in mind that it was emerging social innovation that we were focusing on, my time checking the news helped me understand the intricate relations in food systems and socio-politics while stressing an optimistic regard towards the future. In addition, the fact of working with such an international and heterogeneous group – with students from all continents – pushed us to keep a broad scope of different situations all around the world and escape the “temptation” of “staring at our own feet”.

Solidarity-based initiatives and creative solutions to care for the most vulnerable, together with business innovations, new partnerships among agents in the system and improvised or speeded-up political transformations… they all stressed the power of collective action and gave hints of the transformations that are being triggered towards a more just and sustainable world in the coming days, months and years. Surely, many challenges remain and keep arising, and some actors and forces try to take advantage towards other types of transformations, but, as the results of the IMSDP workshop show, the hope and the foundations for a more sustainable and caring future are there for all of us to take.

For those who need a teaser of this research, here is the video with the results from the group researching on food systems. Enjoy.

Video on the effect of Corona in Food Systems, from chapter 2 INSIST-4 publication (by Mónica Martínez Fernández, Clara Medina-García, Hongkai Chen and Carlos E. Martínez Canavate)

It goes without saying that the further research on food systems also strengthen the basis of my own case study, and allowed me to keep advancing in the definition of my research. In addition, all this work also proved valuable to contribute to the emerging collaboration of my research group at Universidad Complutense de Madrid, the Lab IPPU (Laboratory of Innovation and Participation in Urban Policies) , which joined the collective mapping of solidarity initiatives in times of corona, SOLIVID, started by the University of Barcelona.

In the meantime, the “opportunities” to span the hours of a day when meetings turn online and the transportation time is left out of the equation of a daily routine soon proved valuable to increase the intensity of this period. As if IMSDP was not enough… fieldwork also became online, and tons of events and meetings started crawling into my calendar almost without noticing, while action research in Supercoop, far from fading away as was expected at the beginning of March, only got more and more intense week after week during the lock-down. Check my next post to know more about this process.

Foto del grupo IMSDP en la primera semana de marzo / IMSDP group picture in the first week of March

Estos últimos meses han puesto en jaque todos los ámbitos de nuestra vida. El estado de alarma y los confinamientos generalizados en el mundo entero han planteado retos en la mayoría de los sistemas y creencias que dábamos por sentados en nuestro día a día, mientras hacían surgir nuevas preguntas y posibilidades de cambio y adaptación para el futuro. Y, en medio de esta borágine, el proyecto SI4SD debía continuar, justo en el momento en el que comenzaba una fase importante dentro de mi programa de doctorado: mi participación en el Programa de formación de investigadores IMSDP (Módulo Internacional en Desarrollo y Planificación) ¡Qué casualidad!

Lo que debían haber sido tres meses de inmersión e intenso trabajo en equipo e intercambio con jóvenes investigadores de todos los continenetes en el vucólico campus de Lovaina, abruptamente se vio obligado a migrar al mundo “online” cuando apenas terminábamos la primera semana de introducción sobre la innovación social con el profesor Frank Moulaert y sobre metodologías de investigación con el profesor Pieter Van den Broeck (por cierto, mi tutor en Lovaina).

Sin perder un ápice de intensidad ni de carga de trabajo, el grupo de participantes y el programa como tal si vieron afectados, como todos, por el reto tecnológico y social que suponía migrar al mundo digital. Y, si nembargo, a medida que más y más fronteras se iban cerrando, cada uno de nosotros, profesores incluidos, nos asomábamos en cada sesión a Skype como la ventana que nos mantenía conectados con el mundo exterior y nos ayudaba a mantener una rutina que aliviara la tesnsión del estado de alarma. La combinación de clases digitales con sesiones de tutoría individualizada y de seminarios y presentaciones colectivas requirió mucha concentración, lecturas en paralelo, disciplina y puede que aún más reflexión interna. Pero mereció la pena el esfuerzo por los nuevos conceptos y teorías relacionadas con la innovación social que nos ayudaron a enriquecer nuestros temas y planes de investigación.

Algunos de los libros de referencia que compartieron con nosotros en la primera semana del módulo IMSDP / Some of the reference books shared with us in the first week of the IMSDP module at KU Leuven

Lo primero que me llevo de estos meses en el programa IMSDP son TEORÍAS Y CONCEPTOS que han resultado especialmente relevantes para ayudarme a avanzar en el proyecto SI4SD, como la “Economía Fundacional“, a la que nos introdujeron los profesores Flavia Martinelli y Andreas Novy, que presta atención sobre ciertos sectores y actividades económicos, como los servicios sociales o la provisión de energía y alimentos, que pueden y deben ser intervenidos y/o regulados por la administración pública dado su carácter de primera necesidad para el bienestar de la sociedad. De repente, esta teoría económica hizo “click” en mi cabeza afianzando mis intuiciones sobre la relación entre la inovación social, las colaboraciones multi-actor y el papel importante de las administraciones públicas en tal contexto, a la par que reforzaba mi elección de casos relacionados con las colaboaraciones y experimentaciones que están desarrollándose en el ámbito de las políticas y transformaciones agroalimentarias.

Además, otras aportaciones teóricas y críticas sobre mi trabajo de profesores como Yuri Kazepov y Andy Pike me dieron buenos consejos sobre como ceñirme a las “lagunas en la investigación” a las que yo quiero aportar con mi trabajo mientras me acercaron a otros ámbitos de estudio con los que enriquecer mi marco teórico: la burocracia (para profundizar en los mecanismos y reglas del juego que explican cómo la administración pública trabaja y se relaciona con otros actores urbanos), la gobernanza (multi-nivel) y el papel del estado y las naciones, las colaboraciones inter-organizacionales (para entender cómo se constituyen las colaboraciones y cómo funcionan internamente), el concepto de ciudad-región; pero también sobre democracia e innovación democrática y ecología política (para entender mejor el impacto de las iniciativas en su contexto eco-socio-político más amplio), así como teorías de agencia colectiva y liderazgo colectivo (que traducen esos principios democráticos en las iniciativas internamente). En próximos posts podré desarrollar más a fondo estas teorías y cómo se van aplicando al proyecto SI4SD 🙂

Foto de grupo del equipo IMSDP en una de las sesiones online / IMSDP group picture in one of the online sessions

El programa IMSDP también incluía un TALLER COLABORATIVO, planeado como una semana en mayo de acampada en Amberes para interactuar y colaborar con activistas in situ que, obviamente, hubo que reinventar completamente para adaptarlo a tiempos del Corona. En su lugar, aplicamos la investigación acción-participativa y la interacción con actores relevantes en una investigación colectiva sobre los efectos de la energencia COVID-19 en distintos ámbitos y las iniciativas socialmente innovadoras que estaban extendiéndose por todo el mundo para haerles frente. Al final extendimos el taller a lo largo de las semanas de abril y mayo en las que empezamos a planificar los temas a tratar y los grupos para cada uno, desarrollar las metodologías de investigación, recopilar información y empezar a pensar en cómo compartir los resultados (con una parte escrita y una componente artística). Finalmente, la última semana de mayo tuvimos las intensas sesiones de “escritura colaborativa” en las que recopilar nuestras investigaciones en una nueva edición de la publicación digital INSIST: Cahier 4 (cuaderno 4).

Al mirar atrás y reflexionar sobre estos últimos meses, me doy cuenda de cómo el tema de investigación del taller IMSDP y la investigación que implicaba fueron terapeúticos para mí en los tiempos de emergencia. Era de esperar que terminara pasando horas y horas a la semana leyendo las noticias e intentando entender lo que estaba pasando en el mundo en una circunstancia sin precedentes. Pero, al mismo tiempo, el haber escogido el tema de los sistemas alimentarios y tener claro que el foco de la investigación estaba en las innovaciones sociales que estaban emergiendo, el tiempo que pasé leyendo noticias, informes y reflexiones me ayudó a escudriñar las complicadas relaciones dentro de los sistemas alimentarios en múltiples niveles sociales, políticos y económicost mantiendo una actitud optimista hacia el futuro. Además, el hecho de estar trabajando en un equipo tan diverso e internacional – con gente de todos los continentes – nos “obligó” a mantener una mirada amplia y escapar a la tentación de sólo mirar nuestro ombligo, fuera de nuestra ciudad, país o continente.

Iniciativas basadas en al solidaridad y soluciones creativas para cuidar a la población más vulnerable, junto con innovaciones empresariales, nuevas alianzas entre distintos agentes en sistema alimentario y transformaciones políticas improvisadas en unos casos y aceleradas en otros… todas ellas recalcan el poder de la acción colectiva, y dan pistas sobre las transformaciones que se están desarrollando hacia un mundo más justo y sostenible. Por supuesto que también quedan (y siguen apareciendo cada día) muchos retos a los que hacer frente, y también hay actores y fuerzas en el terreno de juego que empujan para sacar partido y llevar las transformaciones en direcciones muy distintas, pero, como muestran los resultados del taller, la esperanza y los cimientos para seguir construyendo una sociedad sostenible, preocupada y empática ya están construidos, sólo tenemos que decidirnos a seguir construyendo en esa dirección y actuar.

Y para aquéllos que necesitéis un “trailer”, aquí os dejo el video con el que resumimos los resultados del grupo sobre sistemas alimentarios:

Video sobre los efectos del Corona en los sistemas alimentarios, del capítulo 2 de la publicación online INSIST-4 (por Mónica Martínez Fernández, Clara Medina-García, Hongkai Chen y Carlos E. Martínez Canavate)

Ni que decir tiene que la profundización sobre los sitemas agro-alimentarios también reforzó las bases de la investigación de mis casos de estudio, en casos totalmente entremezclándose, lo que me ayudó a seguir avanzando en mi trabajo personal. Además, todo este trabajo también se convirtió en una aportación valiosa para contribuir en el proyecto de mapeo colectivo sobre iniciativas solidarias en tiempos de COVID, SOLIVID, iniciado por la Universidad de Barcelona y en el que también colabora mi grupo de investigación en Madrid, el Lab IPPU (Laboratorio de Innovación y participación en políticas Urbanas) de la Universidad Complutense de Madrid.

Y por si todo esto fuera poco, las “oportunidades” que plantea que todas las reuniones sean telemáticas y que el tiempo de “transporte” desapareciera de mi rutina pronto incrementaron los niveles de intensidad de los días de confinamiento a niveles nunca vistos. Como si participar en el programa IMSDP no fuera suficiente, el “trabajo de campo” también migró al mundo digital, con multitud de eventos, webinars y debates junto con reuniones y sesiones de trabajo de Supercoop que no paraban de colarse en mi agenda. Así, lejos del planteamiento con el que afrontaba los inicios de marzo, considerando estos meses como un tiempo de barbecho en mi invetigación acción-participativa sobre Supercoop, cada semana se hacía más y más intensa. En el próximo post hablaré sobre esta faceta del confinamiento y los aprendizajes en este proceso.

One thought on “Research in times of Corona (part 1)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.